El fin de la “excepción española”

vox

España ya no es tan excepcional como hasta hace poco proclamaba el Real Instituto Elcano. Las elecciones andaluzas han cristalizado el desembarco de una opción antimundialista en las instituciones. Ante las graves consecuencias sociales de la crisis económica de 2008, con altas tasas de paro, desigualdad y pobreza que ha generado el elevado ritmo del aumento de la inmigración en España, y las continuadas tensiones territoriales centrifugas que atraviesa la nación, era sorprendente que no hubiera prosperado ningún movimiento euroescéptico y antiinmigración.

Es cierto que la crispación generada por la crisis económica del 2008 se ha canalizado a través de Podemos. Pero la inevitable ley de hierro de las oligarquías de Robert Michel y el desencanto de quienes prometieron asaltar el cielo y terminaron comprándose un chalet de lujo en La Navata, ha provocado un movimiento pendular electoral en el voto de protesta.

Por ello la noticia de estas elecciones no es quien consigue el asiento en el Palacio de San Telmo, sino la irrupción de VOX en las instituciones. Este hecho es determinante en la situación política española. Manuel Fraga dejó claro que no quería enemigos por la derecha y esto ha sido determinante en España durante estos 40 años. La crisis institucional que atravesaban los viejos partidos propició la aparición de nuevas formaciones como Podemos y Ciudadanos, lo que quebró el sistema electoral del Régimen del 78 basado en el bipartidismo con el apoyo de los nacionalistas catalanes o vascos. La llegada de Podemos y Ciudadanos ha supuesto el fin del bipartidismo y un cambio radical en la escena política que dificulta enormemente la gobernabilidad desde Moncloa como podemos comprobar a diario.

La primera grieta en un muro es la más difícil; las siguientes, suelen venir en cadena. Por ello, la irrupción de VOX en la escena política es la noticia más importante de la jornada electoral del 2 de diciembre. VOX partiendo de una escisión del PP, se ha refundado sobre si mismo hasta conseguir este éxito electoral. La travesía del desierto que atravesó tras el fracaso de las elecciones europeas de 2014, ha acercado a esta formación a posiciones más acorde con sus homólogos populistas europeos y estadounidenses, hasta el punto de que Steven Bannon ,asesor de Trump, se haya interesado por la formación, unificando mensajes y estrategias que hasta ahora eran exitosas en Europa pero no en España.

Lo cierto es que la irrupción de VOX fragmenta más el mapa político español, que parece que va a seguir sumando actores como puede ser el PACMA, y modifica  la agenda política centrándose en debates que hasta ahora se habían soslayado o directamente ignorado como es el caso de la inmigración.  La naturaleza tiene horror al vacío y la irrupción de VOX llena un espacio político que hasta ahora se encontraba huérfano. Los grandes afectados por la globalización no han optado por Podemos como aseguró Fernando Vallespín, sino como en el resto de Europa se han decantado por la derecha populista. Las elecciones andaluzas y contradiciendo a Carmen González, no convierte a España en una excepción en Europa.

Autor
Top