Editorial de la Semana

gobiernosanchez

Un gobierno en la luna

Un gobierno en la luna

Pudiera parecer que el título de esta Editorial proviene directamente del chiste fácil derivado de la presencia de un astronauta en la nómina ministerial. No ocultaremos que la chanza resulta recurrente por lo insólito del caso. Pero a fuer de sinceros, como iremos comprobando a lo largo de estas líneas, la apelación a la luna tiene bastante más que ver, en sentido metafórico, con la “desubicación” y las palpables contradicciones internas, inherentes a un equipo gubernamental gestado con la idea fija de “agradar a todos”.

enterrador

El enterrador enterrado

Tenía que suceder y sucedió. En política es imposible sobrevivir instalado permanentemente en la galbana, en la indolencia, en la cobardía. De esta guisa ha transitado al frente del Gobierno de España M. Rajoy, al que desde esta misma tribuna bautizamos como “el Enterrador”, por su calamitosa actuación en la gestión de la crisis abierta en Cataluña. Con todos los resortes del Poder a su disposición, es difícil “hacer menos” y “hacerlo peor”…

montoro

Montoro, el amigo de “El Enterrador”

El Gobierno y el partido de “El Enterrador” nos tenían acostumbrados a multitud de experiencias religiosas unidas a la prevaricación, la corrupción, la falta de decisión política, el atraco a los ciudadanos con su presión fiscal, recortes sociales, falta de sentido de Estado, incompetencia intelectual generalizada entre sus acólitos… Sin embargo, el Ministro Montoro ha transgredido las líneas rojas de la desfachatez con sus declaraciones en la última entrevista concedida a el diario “El Mundo”.

pezgabriel

Gabriel

La muerte de un inocente siempre nos coloca en una situación que revuelve en nuestro interior un cúmulo de sentimientos, instintos y pensamientos que forman parte de aquello que aún nos resta de sentido humano, de “Humanidad”. Si quién muere es una criatura (niña o niño, tanto da), si la autoría de la muerte corresponde a una persona adulta, y si además en la ejecución del crimen han concurrido el engaño, el uso de la violencia y el ensañamiento, la convulsión de nuestro ser se amplifica de manera exponencial y nuestra indignación se agita afanosa y compulsivamente, pugnando por hallar una vía de escape ante lo inasumible, ante el hecho repulsivo que una conciencia medianamente recta no logra aceptar.

mononavaja

¿ Y ahora qué?. Cataluña: De la galbana al gatopardismo ( II )

Si algunas características definitorias pueden atribuirse en una primera aproximación “analítica” al Gobierno de M. Rajoy, son estas: su vacuidad ideológica, su imagen tenebrosa y la instintiva y espontánea antipatía que suscitan sus miembros sin excepción. Más que nunca, un gabinete confeccionado a imagen y semejanza de M. Rajoy. Todo un compendio de eso que se ha dado en llamar “marianismo”, difícil de superar.

rajoycara

¿Y ahora qué?. Cataluña: de la galbana al gatopardismo ( I )

España continúa instalada en el “bucle”. Aquí los problemas ni se afrontan, ni se resuelven: se pudren. Y al pudrirse, como por ensalmo, se “olvidan”; los políticos, los llamados “agentes sociales” y la mediocracia hacen ver que aquello que ocurrió, en realidad no llegó a suceder tal y como lo percibimos. Son las “reglas” del Sistema, pensadas para provocar una desmovilización permanente, o en caso de necesidad, una movilización de baja intensidad, controlada y teledirigida, con freno y marcha atrás….

Top