Carta abierta al bolsillo de los españoles: España está en quiebra

base_image

A continuación publicamos las conclusiones alcanzadas por los economistas Roberto Centeno, Juan Laborda, Juan Carlos Barba y Juan Carlos Bermejo, tras analizar detenidamente las Cuentas Nacionales de España. Estas hablan por si mismas y no son nada halagüeñas. Puedes descargar la carta original dirigida a Dr Jens Weidmann, Presidente De Deutsch Bundesbank y los anexos pulsando aquí.


Estimados amigos:

Los abajo firmantes, un grupo de profesores y economistas independientes españoles, hemos realizado recientemente una revisión independiente de las Cuentas Nacionales de España.

Desde el pasado mes de junio de 2016 hemos ido presentando las conclusiones preliminares de nuestro trabajo al Vicepresidente de la CE, Valdis Dombrovskis, al Comisario de la Comisión Europea Pierre Moscovici, y al Presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz. En los últimos tiempos, también hemos incluido en esta correspondencia al Presidente del Eurogrupo Jeroen Dijsselbloem.

Debido a la importancia del asunto, nos gustaría compartir con vosotros los resultados finales de la mencionada revisión.

En nuestra anterior correspondencia con los citados representantes de la UE, mostramos nuestra certeza absoluta acerca de la manipulación que se está llevando a cabo de las Cuentas Nacionales de España. Nuestros hallazgos iniciales utilizando el método de indicadores de actividad han revelado una diferencia de un 18,6% entre las cifras oficiales y las reales de PIB: nuestras conclusiones finales muestran una desviación del 17,2%. Utilizando el método del ingreso (remuneraciones pagadas), hemos visto una discrepancia del 18%. Por último, pero no menos importante, el método de gasto ha mostrado una desviación del 17,2%. Los 3 anexos adjuntos a esta carta presentan nuestras conclusiones detalladamente.

En resumen, los tres métodos utilizados llegan a una conclusión similar: la diferencia entre el PIB real español y el dato oficial del PIB reportado a la Unión Europea oscila entre el 17 y el 18%. En cifras absolutas, esto significa que la riqueza de España asciende a 894.000 millones de euros, y no es de 1.090 millones de euros. Según las cifras publicadas por el mismo Banco de España, la deuda total de nuestro país (deuda de Excessive Deficit Procedure (EDP) de 1.100 millones de euros + otra deuda) fue de 1.530 millones de euros en junio de 2016. En el actual contexto de manipulación de las Cuentas Nacionales españolas, una deuda total de esa magnitud representa… un 171% del PIB español.

Somos conscientes de que tal vez vosotros os preguntéis cómo es posible que ningún otro economista español esté denunciando dicha manipulación. La respuesta a esta preocupación es muy simple: nosotros somos analistas independientes que no están vinculados a ningún partido político español y por lo tanto ninguna institución podría ejercer cualquier tipo de presión sobre nosotros. Nuestro trabajo académico en varias universidades españolas ha dado lugar a numerosas publicaciones y manuales de economía, y además ha predicho repetidamente con exactitud la evolución de la economía española. Las grabaciones de medios de comunicación están disponibles para comprobar esta declaración, como por ejemplo cuando denunciamos la inexactitud de las cifras de PIB de 2012 y 2013 comunicadas a la UE (y finalmente corregidas 4 años más tarde por el Instituto Nacional de Estadística INE: la evolución del PIB del 2012 desde un -1,37% a un -2,6%, y en el caso del PIB del año 2013, de un -1,2% a un -1,7%).

Las consecuencias de nuestros hallazgos no pueden seguir siendo ignoradas. El Gobierno español informa que en 2016 España crecerá un 3,1% tras un crecimiento del 0,8% en el primer trimestre de 2016, un 0,7% en el segundo trimestre de 2016 y un 0,7% en el T3 2016. En resumen, un nivel de crecimiento similar al que fue reportado en 2015.

Entonces, ¿cómo es posible que todos los indicadores de actividad y demanda se colapsen? Nos gustaría llamar amablemente su atención a las siguientes cifras:

 Indicadores de actividad 2015 1S2016 3T2016
 Adjusted energy consumption¹ +1.6% 0.0% 0.0%
 Índice de la Producción Industrial +3.4% +2.0% (julio y agosto) +1.9%
 Consumo de cemento +5.7% -2.3% -4.0%
 Indicador de Confianza Industrial -0.3% -2.5% -3.8%

 

 Indicadores de la demanda 2015 1S2016 3T2016
 Disponibilidad de Bienes Básicos +6.8% +4.2% (julio y agosto) -0.4%
 Ventas de grandes empresas +5.0% +2.5% (julio y agosto) +1.6%
 Matriculaciones vehículos +20.9% +11.0% +9.7%
 Matriculaciones vehículos de carga² +35.9% +14.7% +10.6%
 Índice de confianza del consumidor +0.3% -3.3% -6.1%
 Exportaciones +4.3% +2.4% (julio y agosto) -1.8%

 

1. una correlación del 90% en el crecimiento del PIB.
2. casi perfecta correlación matemática con GFCF (formación bruta de capital fijo)

 

Las tablas anteriores demuestran claramente que la economía española está desacelerándose y que el crecimiento real de España es inferior a la mitad del dato oficial. ¿Estarían dispuestos los dirigentes de la UE en obtener una explicación acerca de esas discrepancias con las cifras comunicadas por las autoridades españolas?

No estamos seguros de si la UE actuaría respecto a la revisión anterior, ya que seguimos atestiguando cómo la gigantesca burbuja de deuda española sigue creciendo y cómo nadie se sonrojó cuando el Gobierno español informó a la UE que el déficit español para 2016 sería de un 2,8% (una cifra que consideramos simplemente surrealista y lo mostramos en nuestros artículos en los medios de comunicación españoles, que está disponible para su lectura).

Pocos meses después, el Gobierno español pidió un nuevo objetivo de déficit del 3,6%: la Comisión Europea terminó ofreciendo un 4,6% al final del día. En los primeros 7 meses de este año, el déficit ya ha alcanzado el 3,27%. ¿Podría alguien creerse hoy día que a finales del 2016 el déficit se mantendrá en el 4,6%? Moody’s acaba de informar que tal objetivo es imposible de lograr…

Como habitualmente, el Gobierno español sigue haciendo promesas que parecen sólidas en papel simplemente pronosticando unas tasas de crecimiento poco realistas que finalmente podrían generar más ingresos fiscales.

A estas alturas, estamos seguros de que vosotros os habéis dado cuenta de las nuevas pruebas que hacen imposible que España logre los ajustes de déficit exigidos por la Comisión Europea: un 4.6% del PIB español en 2016, un 3.1% en 2017 y un 2.2% en 2018.

En 2016:

  • Retirada de 20.136 millones de euros del Fondo Público de Pensiones, un importe equivalente al 1,8% del PIB (y un 50% superior a la cantidad retirada en 2015). Esta medida resultará en un déficit en el ámbito de la Seguridad Social más alto que el inicialmente previsto.
  • El colapso de la mayoría de los indicadores de demanda y actividad (con un 50% superior en comparación con 2015), y además de los ingresos fiscales. Según la Agencia Tributaria española, los ingresos fiscales crecieron con un 1,9% hasta octubre de 2016 (frente a un 4,5% en 2015), el impuesto sobre la renta descendió con un 0,7% y el IVA y los Impuestos Especiales crecieron el doble que en 2015.
  • En conclusión (y tras incorporar las últimas previsiones de déficit presupuestario), podemos anticipar que el déficit llegará al 5% del PIB español, un 0,4% por encima del compromiso del Gobierno español. Sin embargo, es un hecho que las autoridades son perfectamente conscientes de que no cumplir los compromisos con la Unión Europea no implica sanción alguna.
  • Además, cabe señalar que la denominada Autoridad Fiscal Independiente de España (AIREF) está funcionando bastante mal, ya que parece actuar como una institución gubernamental más que como un organismo independiente. En diciembre de 2016 la AIREF mantenía su postura que el déficit de la Seguridad Social en España alcanzaría el 1,6% en 2016, cuando sólo la retirada de fondos del Fondo de Pensiones público llegó hasta el 1,8% del PIB español.

En 2017:

  • El crecimiento del PIB se está desacelerando más rápido que el comunicado oficial a la Unión Europea. El aumento de los impuestos de sociedades y las nuevas medidas adoptadas (como el cese de los aplazamientos de pagos por el impuesto de sociedades y el IVA) contribuirán negativamente a las PYMEs y, por consiguiente, afectarán al empleo y a la inversión.
  • La incertidumbre derivada de las nuevas medidas tributarias mencionadas anteriormente desanimará la inversión internacional en un futuro próximo.
  • El recientemente nombrado Secretario de Estado de Presupuestos y Gastos Públicos, Sr. Nadal, ha admitido abiertamente que el Fondo de Pensiones se vaciará a finales de 2017 y ha pedido la emisión de más deuda pública (5.000 millones de euros en 2017, que necesitaría ser aumentada hasta 20.000 millones de euros en 2018).

Lamentablemente, somos conscientes de que las Cuentas Nacionales presentadas a la Unión Europea son una mera ciencia ficción. Como consecuencia, estamos seguros de que en la próxima primavera la Comisión Europea recibirá una nueva solicitud por parte del Gobierno español para ampliar los objetivos de déficit presupuestario.

En nuestra opinión, ha llegado el momento de llevar a cabo una profunda auditoría independiente, dirigida por la UE, de las cuentas nacionales españolas. Ignorar las constantes violaciones de los objetivos de déficit y la ausencia de reformas estructurales, y además proteger la prima de riesgo de España una y otra vez, llevaría a la ruina a generaciones de españoles. El futuro de España y el de la Eurozona están en juego.

No hace falta decir que estamos a su entera disposición para presentarle de una manera detallada los hallazgos de nuestro estudio.

Atentamente,

Prof. Dr. Roberto Centeno
Head of Economics Department
School of Mining Engineering
Technical University of Madrid

Juan Laborda
Doctor in Economics

Juan Carlos Barba
Economics Journalist

Juan Carlos Bermejo
Entrepreneur, Engineer & MBA

 

Top