Artículos de este autor: José Vicente Pascual

lacoronatres-reinos

Reseña de La Corona de los Tres Reinos

Reseña de La Corona de los Tres Reinos

Hay una alta edad media no romanizada, no cristiana, que habitualmente no es objeto de atención por parte de obras de narrativa, novela o ensayo, propias de nuestro ámbito mediterráneo latinizado. Las sagas nórdicas, tanto de origen islandés como noruego y danés, forman un corpus literario básico que influiría decisivamente en el desarrollo de la literatura occidental, en el orden de los relatos mítico-legendarios distinguidos por su carácter fundacional. Sin las sagas de los tiempos antiguos escandinavas, no es concebible la aparición de relatos como Beowulf, la saga artúrica o el Cantar de los Nibelungos.

banderaaragon

Cataluña, la irrelevancia de un debate

Decía Xavier Zubiri que la Historia es voluntad de ser. Ortega abundaba en esta idea al señalar a la política y la cultura como “la superficie de la Historia”, atribuyendo a la “voluntad de permanecer”, expresada en la tradición, el pensamiento y la convicción “sobre lo propio”, la capacidad causante y autogeneradora de las sociedades. Parece de sentido común subrayar el detalle (no poco importante), de que las grandes naciones de Occidente se han erigido a sí mismas desde el fervor compartido por la inmensa mayoría de su población en torno a esa “voluntad de ser” y de “permanecer”.

godos

Reseña de “Godos”

En el año 376 dC, decenas de miles de godos, huyendo del avance de las hordas de Atila, se congregaron en las orillas del Danubio que trazaban la frontera natural entre el imperio romano y las tierras de los bárbaros. El emperador de oriente, Flavio Julio Valente, dudaba entre impedir la entrada de aquellas masas de fugitivos o franquearles el paso, permitirles asentarse en tierras dacianas y aprovechar esta circunstancia para renovar la vitalidad de la sociedad romano-oriental, ya en decadencia; los godos aportarían población a lugares y cultivos abandonados, sus jóvenes guerreros se integrarían en los ejércitos imperiales, las nuevas granjas, cultivos y provechos aportarían nuevos impuestos…

reloj

El tiempo como ficción secundaria

Siempre me pareció un espanto llegar a convertirse en una de esas personas que suspiran por la llegada del fin de semana y después consumen el tiempo de asueto deprimidos porque el lunes se acerca. Aunque también es verdad que desde la infancia me enseñaron que “el tiempo es oro”. Si la sentencia se formulaba en lengua inglesa, “time is gold”, adquiría el prestigio casi glamuroso del estilo de vida anglosajón, americano nada menos, moderno y dinámico, un lema para la acción y un acicate de superación y perfeccionamiento personal que solía recompensar a sus devotos con la fortuna monetaria.

cuba

Cuba, un país, dos monedas y tres tristes tragedias

20 de julio. Varadero (Cuba), 21’30h. En la calle 62 y en el local de ocio con el mismo nombre tiene lugar una actuación en directo de un grupo salsero. La municipalidad corta la calle para dejar espacio a los turistas que desde muy temprano abarrotan los entornos. Un coche de policía y un vejete de la Defensa Civil, tocado con gorra roja reglamentaria, controlan el acceso de vehículos. De la seguridad y compostura se encargan los empleados del establecimiento, divididos en varias categorías: simples camareros, camareros con autoridad de funcionarios, vigilantes y supervisores.

houellebecq

Houellebecq, de maldito a maldecido

Decía Óscar Wilde que, para un escritor, la manera más segura de fracasar es obsesionarse por gustar a todo el mundo. Justo lo contrario de lo que lleva haciendo durante bastantes décadas el inclasificable Michel Houellebecq, sin duda el novelista contemporáneo más contestado (a menudo odiado), y el autor francés de mayor éxito en la actualidad. Sus libros se venden por centenares de miles, se traducen a decenas de idiomas y reciben distinciones y premios en muchos países. El último de estos sonados laureles le fue otorgado por su novela El mapa y el territorio, premio Goncourt 2010.

Top