Artículos de este autor: José Vicente Pascual

unamuno

Unamuno en Fuerteventura

Unamuno en Fuerteventura

En Puerto del Rosario, capital de Fuerteventura, una placa luce sobre la fachada del edificio donde se albergó a Miguel de Unamuno durante su destierro (febrero a julio de 1924) en aquel desierto encapsulado en una isla. La leyenda conmemorativa es espectacular: “Parlamento de Canarias – Homenaje a Fuerteventura/ que supo ser patria/ en el destierro de/ Miguel de Unamuno./ 1985”.

nocheautos

Reseña de “La noche de autos”

La narrativa policial —llámese “novela negra”, “policíaca”, “detectivesca” … —, está de moda. Muy de moda. Un informe patrocinado por algunas de las más prestigiosas revistas literarias europeas (2017), establece un hecho incontrovertible: de cada diez best-sellers de narrativa en el ámbito de la UE, siete son novelas de este género. Es una buena noticia para los amantes de la especialidad. A quienes no nos entusiasma, nos deja fríos aunque no indiferentes.

generalidad

Tóxicos

Una persona tóxica causa daño a los demás, se lo causa a sí misma y no consigue a cambio más que sinsabores. Igual que hay personas y personalidades tóxicas, hay ideologías tóxicas, devastadoras e inútiles; nada les sobrevive, nadie se beneficia de ellas (ni siquiera, a largo plazo, sus propagadores/activistas), y ni una frase de perdón condescendiente merecen en los libros de historia. Seamos sinceros: todo el mundo tiene derecho a mantener sus convicciones y exponer sus opiniones, pero ni todas las convicciones son respetables ni todas las opiniones son razonables.

lacoronatresreinos

Horrorizados

La imagen que ilustra este artículo tuvo recorrido viral en Internet y otros medios, incluida alguna que otra TV: en tanto las jerarquías municipales y autonómicas de Valencia expresan su repulsa tras los atentados de Barcelona ocurridos el pasado 17 de agosto, se aprecia la jocosa errata cometida por el chapuzas de turno, quien erró en la inclusión de una coma en el mensaje. La frase “No tengo miedo” escrita en valenciano (¿catalán?) y castellano (¿español?) se convirtió en una esperpéntica declaración: “No tengo por-no, tengo miedo”.

lacoronatres-reinos

Reseña de “La Corona de los Tres Reinos”

Hay una alta edad media no romanizada, no cristiana, que habitualmente no es objeto de atención por parte de obras de narrativa, novela o ensayo, propias de nuestro ámbito mediterráneo latinizado. Las sagas nórdicas, tanto de origen islandés como noruego y danés, forman un corpus literario básico que influiría decisivamente en el desarrollo de la literatura occidental, en el orden de los relatos mítico-legendarios distinguidos por su carácter fundacional. Sin las sagas de los tiempos antiguos escandinavas, no es concebible la aparición de relatos como Beowulf, la saga artúrica o el Cantar de los Nibelungos.

banderaaragon

Cataluña, la irrelevancia de un debate

Decía Xavier Zubiri que la Historia es voluntad de ser. Ortega abundaba en esta idea al señalar a la política y la cultura como “la superficie de la Historia”, atribuyendo a la “voluntad de permanecer”, expresada en la tradición, el pensamiento y la convicción “sobre lo propio”, la capacidad causante y autogeneradora de las sociedades. Parece de sentido común subrayar el detalle (no poco importante), de que las grandes naciones de Occidente se han erigido a sí mismas desde el fervor compartido por la inmensa mayoría de su población en torno a esa “voluntad de ser” y de “permanecer”.

godos

Reseña de “Godos”

En el año 376 dC, decenas de miles de godos, huyendo del avance de las hordas de Atila, se congregaron en las orillas del Danubio que trazaban la frontera natural entre el imperio romano y las tierras de los bárbaros. El emperador de oriente, Flavio Julio Valente, dudaba entre impedir la entrada de aquellas masas de fugitivos o franquearles el paso, permitirles asentarse en tierras dacianas y aprovechar esta circunstancia para renovar la vitalidad de la sociedad romano-oriental, ya en decadencia; los godos aportarían población a lugares y cultivos abandonados, sus jóvenes guerreros se integrarían en los ejércitos imperiales, las nuevas granjas, cultivos y provechos aportarían nuevos impuestos…

reloj

El tiempo como ficción secundaria

Siempre me pareció un espanto llegar a convertirse en una de esas personas que suspiran por la llegada del fin de semana y después consumen el tiempo de asueto deprimidos porque el lunes se acerca. Aunque también es verdad que desde la infancia me enseñaron que “el tiempo es oro”. Si la sentencia se formulaba en lengua inglesa, “time is gold”, adquiría el prestigio casi glamuroso del estilo de vida anglosajón, americano nada menos, moderno y dinámico, un lema para la acción y un acicate de superación y perfeccionamiento personal que solía recompensar a sus devotos con la fortuna monetaria.

Top