Artículos de este autor: José Vicente Pascual

Ciudadanos: el destino del centrismo

Ciudadanos: el destino del centrismo

Ciudadanos se ha mantenido durante algunos años en la parte principal del escenario español porque enraizaba perfectamente con su presencia-referente en Cataluña. Pero tras la espantada (no encuentro otra manera más delicada de decirlo), de su líder Inés Arrimadas, inmediatamente después de ganar las elecciones de 2017, para catapultarse hacia el Congreso de los Diputados, el desenlace era previsible como una película de Martínez Soria.

Reseña de Antonio Machado, un hombre bueno

Por eso el libro de Pedro López Ávila sobre Antonio Machado tiene el raro valor añadido de la exactitud en la cercanía: una aproximación que busca la nitidez del paisaje histórico y del personaje, su vida y su tiempo, cuidándose de no emborronar aquella visión clara, amena y concisa, con la nebulosa de las propias opiniones del ensayista, sus conjeturas más o menos plausibles sobre lo fáctico pertinente, su interpretación de la historia a partir de la experiencia individual del biografiado.

La paradoja del precariado

El crecimiento económico genera bienestar, y eso está bien. El bienestar favorece el espíritu reivindicativo de las masas, y eso no está mal. La obsesiva vigilancia del precariado respecto a sus “derechos” ocasiona continuas situaciones de acritud, protesta destemplada, ansiedad mal gestionada y neurosis mal diagnosticada.

Reseña de «El Ateniense»

Esta es la primera lección que nos ofrece Pedro Santamaría en su flamante novela El Ateniense, publicada como de costumbre por Ediciones Pámies: la democracia es una maravillosa ideación en virtud de la cual cada ciudadano se sabe protagonista y responsable del destino de su comunidad, al tiempo que se reconoce sujeto inerme, prácticamente fútil, enfrentado al devenir de la historia y la voluntad de los ricos y poderosos.

Tened hijos

Mirad afuera, observad el mundo más allá de los muros de la patria, de los límites pequeños —entrañables, no lo dudo, mas insignificantes—, de vuestro lugar fuerte en la vida y la memoria, vuestra amada ciudad, vuestra querido región, vuestra tierra que no es vuestra, las raíces que no tenéis porque a los seres humanos nos salieron pies peregrinos, no rizoma. Mirad afuera y os convenceréis de que lo mejor, casi lo único provechoso que podéis hacer en la vida es aceptar y aplicar el bíblico “creced y multiplicaos”.

Utopías

La realidad es incierta porque la observamos y la interpretamos. Nada produce más desazón que pensar una naturaleza absolutamente objetiva, sujeta inapelablemente a las leyes de la física, exacta y fatal en el sinsentido de ser sin la presencia externa de la conciencia capaz de percibirla y, en la medida de sus posibilidades, explicarla.

Reseña de «El abismo democrático»

Propone Javier R. Portella la “construcción” de un mito moderno —o modernizado—, que otorgue sentido al magma de feroz individualismo, soledad y prozac —por no mencionar otros “estabilizadores” emocionales—, en el que habita desnudo el sujeto ciudadano occidental desde hace muchas décadas.

Cebras de paso

Cuando, en tiempos ya lejanos, la única expresión poética posible se enclaustraba en reglas obligatorias llamadas “métrica”, la declamación era un arte a veces delicioso y a menudo pimpolludo, tirando a ridículo. Cuando el verso libre impuso la evidencia de que una cosa es la música y otra el pensamiento y la emoción —y por más que quisiéramos, no pensamos ni sentimos conforme a las leyes del pentagrama—, la poesía, la moderna poesía, se convirtió en un género literario mayor de edad, para recogimiento y complicidad del lector.

Top