Artículos de este autor: Javier Barraycoa

En busca de la política … y la emergencia del miedo

En busca de la política … y la emergencia del miedo

Cuando muere la política, la comunidad y la trascendencia, el horror vacui debe ser contenido con maniobras de distracción. Y, en nuestras sociedades posmodernas, la más eficaz es la preocupación constante por enfermedades y malestares. Al respecto, decía Theodor Adorno: “el terror del yo ante el abismo es desalojado gracias a la preocupación por algo que no pasa de ser un problema de artritis o de sinusitis”.

Reseña de “Dolça Catalunya”

Algún día los sociólogos tendrán que explicar este fenómeno de las redes. Pero a la espera de que eso ocurra, los propios “dolços” han decidido plasmar en un libro el bagaje moral, cultural y político que subyace en el combate contra el nacionalismo. La ironía y el humor del blog podría llevarnos a creer que frente a la revolución de las sonrisas, “Dolça Cataluña” ofrecía la contrarrevolución de las carcajadas.

La indolente paciencia o cómo se blanqueará al independentismo catalán. Javier Barraycoa

Una cosa está clara, no veremos a políticos golpistas en prisión muchos años, sea cual sea la sentencia judicial que se pronuncie. Igualmente, tampoco veremos un levantamiento general permanente en Cataluña para solidarizarse con los posiblemente condenados, sólo manifestaciones abruptas y brotes de violencia.

El psicópata en las teleseries actuales: atracción y control

Michael Haneke dixit: «Convierto al espectador en el cómplice del criminal y, al final, le reprocho su postura. Quería denunciar que todos somos cómplices si miramos películas de este tipo» (Toubiana, 2010). En este capítulo queremos atender a un fenómeno latente en el cine y las teleseries. Nos referimos a la emergencia de la figura del psicópata, que deja de ser un personaje secundario y moralmente reprobable para convertirse en protagonista.

La debacle silenciosa

El drama material de las civilizaciones se llama implosión demográfica. Pero la causa de esta enfermedad en una anemia espiritual. Nuestra miopía cortoplacista nos hace creer que el problema de España es el independentismo, y no negamos que lo es a corto plazo. Pero cabe preguntarse si es peor perder siete millones de ciudadanos por disgregación territorial que perder en algunas décadas un 30% de la población por nacimientos truncados por el aborto o inexistentes por la anticoncepción. Se mire por donde se mire, el gran reto material en España en particular y de la humanidad en general, será poblacional.

La supremacía “moral” de la izquierda.

En un inapreciable documento de trabajo de Antxón Sarasqueta, titulado El proyecto de la Izquierda para España, se sintetiza perfectamente la tesis que deseamos sostener en este artículo: “Desde hace más de 25 años la política española está dominada por una hegemonía de izquierdas. Intelectual y política. Esa hegemonía se concreta en un privilegio: el país en su conjunto asume que la izquierda puede hacer cosas que al centro-derecha no le están permitidas”. Esta es una verdad contundente por simple y clara y cotidianamente experimentada.

En las horas confusas

Con el título de En las horas confusas, Fernando Valls y Taberner uno de los prohombres de la Lliga, identificado con la ilusa burguesía antes de la Guerra Civil, recogía una serie de artículos que delataban su desengaño con el catalanismo. Ello acontecía en 1934 y era toda una premonición de la frustración del proyecto de las fuerzas catalanistas que ellas habían creado; pero que en plena república descubrían perplejos cómo se había transformado en un artefacto dominado por la izquierda y dirigido contra sus intereses económicos y políticos.

Top