Artículos de este autor: Carlos Kaiser Ramos

Dar muerte al mensajero

Esta saludable y antiquísima práctica desde muy remotos tiempos, ha ido cayendo en desuso, mientras se ha abierto paso la ingenua creencia en una presumible neutralidad, y aún inocencia, del mensajero. ¡Nada más falso! Marshall McLuhan concluyó que “el medio es el mensaje”, sin que la veracidad o cercanía a la realidad del mismo, le

¿Dónde vas Felipe Sexto?

Noto a S.M. algo frívolo estos días. Tomarse vacaciones sólo es lícito si se han hecho antes los deberes. Y no parece el caso. España se encuentra en situación de extrema postración y a todos, S.M. inclusive, les parece prioritario divertirse antes que enfrentarlo y remediar en lo posible. ¡Curiosas actitudes! Tras la moción de

El apellido de la democracia

Siempre fue el sueño de una noche de verano, o la siesta de un fauno, nunca realizado pero anhelado por algunos o por muchos, sobre todo desde la condena al comunismo, al horror y a la maldad que supuso la Segunda Guerra Mundial para una gran parte de la población europea. Después, inspirado en las bases teóricas y primeros logros prácticos de Bismark, el Falangismo, Franco y Keynes, se arbitró para la derrotada Europa occidental, con dinero USA (Marshall), un gigantesco sistema de beneficencia colectivista camuflada: el Estado del Bienestar.

Los psicópatas contra la banca

En esta nuestra muy querida España, territorio tribal de retorcidos odios atávicos, hay entre otras muchas maldiciones, dos fijaciones obsesas: el terror a la infidelidad (los muy floridos “cuernos”, ya sean erótico-coyunciales, histórico-fantasiosos, clánico-gansteriles o político-feudales) y el rencor reconcomido al dinero o poderío de los demás (por el mero hecho de no pertenecernos o soñarlo inaccesible). Ambas unidas, el “a mí no me lo dan y me lo quitan aunque yo lo valgo” y el “a mí no me la pega nadie”, constituyen y aderezan una verdadera psicopatía: el “homo rencoroso inaplacable”. Lo más triste para todos es que esos engendros nos dominan y pastorean desde hace ya demasiados años. Las uvas de la ira. Sin uvas. Sólo para incautos.

Grande-Interior-Marlaska

Ese individuo, titular de entidad no sólo como persona jurídica sino también como humana, aúna su condición de hombre casado a lo gay, con la de juez por la gracia del Dios opositado, con la de político vocacional dilecto de PP, C’s y Psoe, y ahora también con la de Ministro del maltrecho interior de las Españas: vamos, toda una unidad de destino por lo particular supeditada, eso sí, a los proyectos disolventes de la Patria de su cuate Sanchez. Sería interesante realizar un estudio etológico de esta clase de especímenes (garzones, carmenas, condespumpidos, bacigalupos, etc. etc.).

Una tumba itinerante

Sabido es que el trastorno neuro-psicológico incurable que de forma abrumadoramente mayoritaria aqueja a la población española desde 1975, es el insomnio. Aquí no hay quien duerma. Mientras no resolvamos la sífilis cuaternaria que nos corroe, todo seguirán siendo pesadillas, sonambulismo y catalepsia. ¿Qué hacemos con los restos mortales del Caudillo? ¿Dónde los ponemos?

Secuestro y asesinato de estado

Alfie Evans sigue todavía con vida 48 horas después de haberle desconectado la respiración asistida. El que iba a durar entre 3 y 5 minutos en morir, lleva ya 2.880 minutos de propina. Para rematarlo, se le ha negado también la hidratación y la alimentación. ¡A ver si se muere de una puñetera vez!

Top