Artículos de este autor: Arantxa Echevarría Larramendi

vallasgranvia

Sobre la Libertad

Sobre la Libertad

Es cuanto menos curioso que quienes más lanzan más peroratas sobre la libertad son los primeros en quitársela a los demás. La última ocurrencia del Ayuntamiento de Madrid es regular el tráfico de personas en ciertas calles, pasando éstas a ser de un único sentido para los peatones. “No hace falta ir en fila india” —nos dice Rita Maestre—, pero lo cierto es que la Policía Municipal se va a encargar de “redireccionar” a los peatones disidentes. Este esperpento nos sirve de ejemplo para ver cómo la sociedad moderna ha ido acotando y limitando, poco a poco, el espacio de libertad individual que las personas poseíamos. En Madrid ya nos dicen cómo debemos pasear por sus calles.

sagradafamilia

Secesión, Casta y Pueblo

Mientras el sainete en que los políticos han convertido la subversión de los separatistas catalanes continua por sus extraños derroteros a los que nos tienen acostumbrados la clase política, nos permitimos reflexionar sobre los sucesos que nos han llevado a la situación actual.
Los más de 40 años en los que hemos sufrido el chantaje separatista y los cambalaches a los que se han prestados los partidos nacionales confluyeron en el referéndum separatista del 1-O. Pudimos observar que la reacción del Gobierno en esos días fue la de ponerse de perfil.

rajoyypuig

El Régimen del 78 y el Secesionismo

El Régimen del 78 se enfrenta a la mayor crisis de su historia, una crisis que no solo amenaza la continuidad del régimen actual sino la misma unidad de España. El régimen del 78 estaba montado en la alternancia de dos grandes partidos nacionales: socialista y derecha liberal que se tenían que apoyar en los diversos partidos separatistas para poder formar gobierno. Estos apoyos de los separatistas en Madrid no eran gratis. No solamente se mercadeaba con los votos de los españoles a cambio de diversos estipendios económicos que favorecían a los territorios gobernados por los diversos secesionistas frente al resto de territorios del Estado, sino también a cambio de convertir estos territorios en cortijos donde el Estado no se inmiscuía y los separatistas imponían su propia ley.

Top